¿Cómo limpiar los cristales de la mampara de la ducha?

Todos queremos que nuestro cuarto de baño se vea reluciente, y limpiar todos sus elementos es importante para una buena presentación del mismo.

En el baño se suele acumular suciedad de forma muy fácil, debido a diferentes factores, como utilizar jabón entre otros químicos, o los residuos de cal que contiene el agua.

Entre los elementos que debes limpiar para mantener la higiene de tu baño se encuentra la mampara de ducha, y mucha gente no sabe cómo hacerlo de la forma correcta para que esta luzca perfecta.

Cómo limpiar una mampara de cristal

Ya sea para aquellas personas que vienen con tratamientos especiales antiadherentes, o para las mamparas de cristal comunes, uno de los elementos que más se utilizan y más eficaces para lograr una limpieza total es el vinagre blanco.

Seguramente ya hayas visto que se utiliza vinagre para la limpieza de distintos tipos de superficies, y para los cristales se trata de un producto fundamental, ya que al mismo tiempo que se logra una limpieza más a fondo, se trata de un elemento que no daña a la composición, contrariamente a otros productos químicos que se encuentran en el mercado, que maltratan a la mampara y pueden terminar oscureciéndola.

Esto quiere decir que con la ayuda del vinagre y un paño mojado con agua caliente puedes lograr una limpieza que deje los vidrios de tu mampara relucientes, aunque en algunos casos, las manchas de los residuos de cal y de otros productos químicos pueden ser más difíciles de remover, en cuyo caso existen combinaciones de vinagre con otros elementos que te servirán de gran ayuda.

Lo más difícil de remover de las mamparas son los residuos de cal que vienen en el agua, pero existen distintos tratamientos anti cal, para que tu baño luzca perfecto.

Vinagre Blanco y agua

Para que esta combinación funcione a la perfección y deje los cristales de la mampara relucientes debes mezclar dos partes de vinagre blanco con dos partes de agua, preferentemente caliente.

Esta solución la colocas en un Spray, con el cual rociarás toda la mampara. El secreto es dejar durante 20 minutos la solución en la mampara para que actúe, y después quitar con un paño los residuos.

Bicarbonato, vinagre y limón

Para aquellas superficies de cristales en las que la suciedad está más adherida, puedes mezclar una parte de agua y tres partes de vinagre, y a esa solución agregarle zumo de limón y dos cucharadas de bicarbonato.

Colocas esa solución en el rociador, para poder esparcirla homogéneamente, y dejarla actuar durante 10 minutos aproximadamente. Aclarando con un poco de agua y secando la superficie con un paño logras el mejor resultado.

Cómo mantener la limpieza de una mampara de plástico

Siempre es mejor la prevención que el esfuerzo una vez que la mampara ya se encuentra sucia. Para mantener tu mampara limpia, puedes dejar la ventana abierta del baño después de ducharte, para que la humedad no se acumule.

También puedes rociar cada algunos pocos días tu mampara y el carril con zumo de limón, que tiene componentes antibactereológicos que no permiten la producción de moho.

Generalmente, las mamparas de ducha están fabricadas en cristal, pero también existen otras que se elaboran el plástico, las cuales pueden ser un tanto más difíciles de mantener limpias que las que están hechas de cristal.

Las mamparas de plástico requieren de un mantenimiento menos intermitente, ya que en estas las manchas que se producen debido a que el agua es demasiado dura se suelen ver con mayor facilidad, y generan un aspecto desagradable a la vista.

A diferencia de una mampara de cristal, en la que la limpieza puede realizarse sin problemas cada dos semanas y esta lucir completamente limpia, para limpiar los residuos de cal de una mampara de plástico se debe realizar una tarea de limpieza semanal.

El elemento más utilizado para esta limpieza es el amoníaco en Spray. Con este puedes rociar toda la superficie de la mampara, así como también los carriles, que es donde se suele acumular la mayor cantidad de suciedad.

En la mayoría de los cuartos de baño donde hay instalada una mampara, esta es de cristal o de vidrio templado, pero no todas las mamparas de vidrio son iguales, ya que algunas también vienen con distintos tratamientos anti manchas, que pueden hacernos más fácil el trabajo a la hora de limpiar.

No importa si se trata de la mampara de una ducha o de una bañera, las que vienen con vidrio templado, es decir, que son más resistentes debido a un tratamiento térmico previo, suelen incorporar un tratamiento anti cal, por la dureza del agua, o anti manchas en general.

Estos tratamientos protegen al vidrio mediante un elemento que hace que el agua, así como también cualquier tipo de producto aceitoso resbalen y no queden adheridos a la mampara.

Si el cristal de tu mampara fue sometido a este tratamiento estás de suerte, ya que este permanecerá durante más tiempo transparente, favoreciendo a una limpieza mucho más sencilla y evitando que las manchas provocadas por sustancias grasas queden adheridas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.