Cómo montar un fregadero bajo encimera de granito

Los fregaderos no destacan únicamente por estar entre los elementos de mayor importancia dentro de las cocinas, también se distinguen por ser indispensables a la hora de limpiar los platos y lavar los utensilios, e incluso al manipular diversos alimentos con agua.

Y si bien al tener una cocina nueva lo normal es que el fregadero se encuentre previamente instalado, lo cierto es que también existe la probabilidad de montarlo nosotros mismos.

Para esos casos, en este artículo estaremos explicando especialmente cómo montar un fregadero bajo de una encimera de granito.

Puedes montar un fregadero bajo

Las encimeras de granito se caracterizan por suponer una forma moderna, limpia y duradera de completar de manera acertada el diseño de nuestra cocina.

Además, se puede decir que una gran parte del atractivo que posee el granito dentro de las cocinas suele ser el uso de algún fregadero bajo, y no un modelo que cuelgue de un aro ubicado sobre la encimera.

En este sentido, cabe señalar que el montaje de un fregadero bajo suele ser sencillo.

No obstante, montarlo en una encimera de granito suele ser un poco más complicado, pero aunque seguramente será necesario contar con ayuda para poder cortar el granito, lo cierto es que podemos realizar la instalación del fregadero por nuestra cuenta siguiendo unos pasos específicos, los cuales presentaremos más adelante.

¿De qué manera instalar un fregadero bajo en una encimera de granito?

Para montar un fregadero bajo encimera de granito, resulta preciso contar con ciertas habilidades básicas de bricolaje, además de disponer de los materiales apropiados.

Sin embargo, los pasos que estaremos presentando a continuación resultan de gran utilidad para lograrlo, además, debes asegurarte de tomar las precauciones necesarias y el tiempo, además de tener la paciencia:

1.      Tomar medidas

Debemos comenzar midiendo el fregadero que vamos a montar a fin de conocer qué tan grande debe ser el agujero en la encimera de granito.

En este sentido podríamos pedirle al profesional que se encargará de montar la encimera y cortar el orificio que también mida el fregadero a fin de conseguir las dimensiones exactas.

2.      Cortar el agujero

Si bien este es un paso que podríamos realizar nosotros mismos al tener los conocimientos necesarios, también podemos optar por contratar a algún profesional que se encargue de cortar el granito.

Es necesario hacerlo de forma apropiada, según las medidas tomadas previamente, ya que aquí será donde montaremos el fregadero, y debemos cerciorarnos que el agujero y el tamaño del fregadero coincidan para que puedan ajustarse perfectamente.

3.      Colocar el fregadero

Una vez listo el agujero, tendremos que colocar el fregadero debajo de la montura. Cuando las dimensiones del mismo sean las apropiadas, podremos lograr que el borde del fregadero quede justo bajo la encimera.

4.      Taladrar agujeros

Después de ubicar el fregadero bajo en el lugar apropiado, tendremos que marcar aquellos puntos en los que luego tendremos que perforar los agujeros sobre la encimera de granito.

Para esto, es conveniente que retiremos el fregadero y utilicemos una taladro a fin de conseguir hacer los agujeros correspondientes en los puntos señalados.

5.      Limpiar la cresta

Después de realizar los agujeros será momento de limpiar bien la cresta usando un poco de alcohol desnaturalizado y después dejar que se seque naturalmente, de esta manera podremos cerciorarnos de que no existan restos de polvo o de otras partículas, los cuales pudieran llegar a entorpecer el sello.

Y es que cuando la cubierta no se encuentra limpia, es muy probable que la goma de silicona termine fallando y se generen fugas, e incluso que el fregadero llegue a desprenderse de la encimera.

6.      Aplicar el sellador de silicona

 

Después de limpiar bien, el próximo paso a realizar consistirá en aplicar una fina capa de sellador de silicona alrededor del labio del fregadero; después tendremos que montar el fregadero desde abajo, asegurándonos de centrarlo correctamente en la posición ideal bajo la encimera de granito.

7.      Sujetar el fregadero

Después, tendremos que sujetar el fregadero en su lugar, asegurándonos que uno de los extremos pase a través del orificio de drenaje del mismo y que el otro extremo caiga justo encima de la tabla de madera. Tenemos que cerciorarnos siempre que el fregadero se encuentre sentado en el lugar apropiado.

8.      Insertar las tuercas de mariposa

Llegados a este punto, será momento de comenzar a colocar las tuercas de mariposa en las cabezas de los tornillos disponibles, y al hacerlo, tenemos que cerciorarnos de que las nueces se encuentren correctamente apretadas, de no ser así, debemos usar nuestra mano para apretar lo suficiente.

9.      Instalar los accesorios

Al terminar de colocar las tuercas de mariposa y cerciorarnos de ajustarlas correctamente, será tiempo de pegar la cinta de enmascarar alrededor de la parte posterior de la encimera de granito.

Conviene marcar el lugar a fin de prever el grifo, y después poder colocar los accesorios tras un par de días, cuando todo consiga ajustarse de forma apropiada. Luego tendremos que conectar las líneas de suministro, y también cualquier otra parte del grifo.

10. Probar el fregador

Para terminar, solo tendremos que asegurarnos de probar que el fregadero funcione de manera adecuada, para lo cual únicamente debemos abrir el suministro de agua del fregadero bajo encimera de granito para comprobar que no exista ninguna fuga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.